Padre Ángel: "Merece la pena el preocuparse de los demás"