Gloria, que vive con su hijo y su nieto, reclama los diez mil euros que le debe la Consejería de bienestar social