Jordi Riva, de arquitecto a verse necesitado