Muchos vecinos de las tres mil viviendas de Sevilla tratan de salir adelante