La mitad de la población de Estados Unidos tiene un arma en casa