Seis profesores murieron protegiendo a sus alumnos