El tirador se suicidó tras escuchar a los cuerpos de seguridad entrar en el centro