El asesino de Connecticut destrozó los discos duros de su ordenador antes de la masacre