Los hijos de Ruiz Mateos sabían que tenían los teléfonos pinchados