Los ECO siguen a un grupo de butroneros