Los mayas escribieron que el 21 de diciembre de 2012 todo iba a cambiar