La Reina, de compras en Londres