Jesulín de Ubrique, un Rey Baltasar muy especial