El tribunal constitucional considera ilegítimo el uso de cámaras ocultas en el ámbito periodístico