Los deportistas españoles, indignados con los guiñoles franceses