Marco Antonio Tejeiro desconocía si las facturas que contabilizaba del conglomerado de empresas de Urdangarín pertenecían a la realidad