Los tres excusionistas acusados de provocar el incendio de Guadalajara niegan que la barbacoa originase el fuego