El electricista despedido confiesa que lo hizo por venganza