La caída de los ingresos amenaza al Estado, según La Razón