El ansia de venganza está detrás de los parricidios