Los parados pierden un diez por ciento de la prestación a partir del sexto mes