La Infanta Cristina, víctima de una red de espionaje