Los canarios, pendientes del fuego