El asesino de Denver, callado y ausente ante el juez