Dos colillas mal apagadas originaron los incendios de Girona