La crisis fuerza a los españoles a marcharse del país