Los afectados por las preferentes, decepcionados porque no prospera el acto de conciliación judicial