El hijo de Gallardón, atracado en Sao Paulo