El ministro alemán dice que la presión sobre España es injustificada