La masacre de Denver podría haberse evitado