Un joven de 26 años ha sido sentenciado a abandonar la casa de sus padres