Urdangarin, uno de los personajes más antipáticos