Varios voluntarios crean un comedor social con comida tirada a la basura