Los jóvenes, dispuestos a emigrar por la crisis