Las condiciones que Europa ha puesto a España se refieren únicamente al sistema financiero