Francesc Romero ha tenido que demostrar que es pobre para no perder la tarjeta sanitaria gratuita