Bruce Springsteen dedica una canción a un joven que falleció antes de asistir a su concierto por un tumor