España, Italia y Francia exigen que el fondo de rescate compre deuda