Las conversaciones de los Mossos muestran sus desesperación