Juan María Urdangarin, un hombre afable y discreto