Tres informes prueban que se pudo evitar la defunción