Eloísa Bercero, del lujo al metro