Según uno de los policías investigado, en Atocha había 200 personas causando incidentes e increpando a los vigilantes