Juan Manuel quería sembrar del bombas los 14 edificios que conforman la Universidad de Baleares