Una neonatóloga del Santa Cristina asegura que los trabajadores del hospital no sabían lo que pasaba