La policía acordona la Cañada Real para derribar diez casas