Varias mujeres acuden cada día a la Cañada Real para ayudar a las familias más desfavorecidas