El deán de la catedral no se pronuncia tras ser acusado por el electricista que robó el Códice