Marta Nebot, tras los pasos de Artur Mas