El esquí, la perdición de Bárcenas